martes, 8 de enero de 2019

Caperucita Roja, interpretación secreta.


¿A quien tienes miedo?

Comenzamos con el más famoso de todos los cuentos. La historia sencilla y simple de Caperucita Roja que ha sido capaz de traspasar el tiempo y las fronteras como ninguno otro lo haya hecho.

Su significado y expresión fácilmente asequible a todas las edades ha establecido una impronta generacional y de todo tipo de clases sociales.

De las dos versiones más famosas nos quedaremos con la versión de los Hermanos Grimm, ya que a diferencia de la de Perrault, esta acaba feliz. Además de la importancia simbólica que suponen sus frases finales.

Una historia que no debiera de guardar enigmas ni interrogantes, ya que todo parece  previsible. Pero veamos como no es así, ya que en la versión de los Hermanos Grimm hay multitud de ellos símbolos, capaces de pasar desapercibido a cualquiera que no este versado en esto de la interpretación y análisis de textos ocultistas.


Tal como diría Blavatsky; “Busquemos la verdad, con la confianza de un niño, y la voluntad de un iniciado”



La historia es bien sencilla; Caperucita sale de casa con el recado de su madre; llevarle a su abuela que está enferma, un poco de vino y un poco de pastel. 


- "No te apartes en ningún momento del sendero". - Le dice la madre.


Ella tiene que atravesar un bosque frondoso que le supondrá, una media hora de camino. Pero se encuentra con el lobo y este le entretiene, haciéndole salir del sendero. Mientras aprovecha y se adelanta, devorando a la abuela y haciéndose pasar por ella. 

Caperucita al entrar en casa de la abuela, donde están los tres robles y junto a un avellano. se percata de algo anda mal. Preguntándole, y respondiéndole el lobo haciéndose pasar por la abuelita...

Qué orejas mas grandes tienes...
Qué nariz tan grande tienes
Qué ojos tan grandes tienes...
Qué manos tan grandes tienes...
Qué boca tan grande tienes...


A lo que va contestándole el lobo...

Para oírte mejor...
Para olerte mejor...
Para verte mejor...
Para cogerte mejor...
Para comerte mejor...



Siendo engullida de sopetón, lo mismo que la abuela. En ese instante un cazador se cruza y oye roncar al lobo.
Este duerme profundamente por lo que con unas tijeras le abre el vientre y saca rápidamente a la abuela y Caperucita. 

Entonces la niña rellena de piedras el vientre del lobo, pasando seguidamente a coser el vientre la abuelita. Cuando despierta, este cae por su propio peso y muere.



"Nunca más cuando sola, me apartaré del camino ni desobedeceré a mi madre".

Vayamos pues descifrando su significado más complejo y recordar que cada personaje simboliza una parte de nosotros mismos.

Caperucita, la niña.

Representa la inocencia, el alma. El viajero mítico, esta vez en la forma inocente de una niña.

La caperuza roja.

La Pasión, la sangre y la vida. Una llamada de atención ante el paisaje, un punto de referencia y de llamada ante lo establecido.

El lobo:

El peligro, la tentación, la bestia y lo salvaje. Los instintos primarios, lo viejo y el autoengaño.

El lobo Fenrir en la mitológica nórdica representa; la aniquilación, la destrucción encadenada, hasta que su tiempo llegue. Se personifica en él lo destructivo de la naturaleza y del ser humano.

La Abuela.

La gran madre, la anciana que aguarda y que necesita regenerarse. En este caso a base de ofrendas, recuérdese el vino y el pastel. Símbolo de renovación en rituales primaverales.

El cazador

Representa el atreverse, la lucha  y el acto que responsable lleno de osadía que irrumpe ofertando posibilidades. El salirse de lo establecido. Es la parte que corresponde a los impulsos generosos, sociales y protectores del yo y todo lo referente al héroe en general.

Los Tres Robles.

Símbolo druídico por excedencia, lugar de culto en la antigüedad. 

El Avellano

En las leyendas celtas significa el conocimiento a la vez que alejaba tormentas y rayos. También las avellanas eran símbolo de fertilidad. Árbol de la vida.

Los 5 Sentidos

Ojos, boca, manos, nariz, ojos.

Las piedras.

Representa la tierra y la fuerza de la materia. el lobo cae y no se puede levantar.





Por lo tanto, queda claro el pasaje iniciático. La salida del útero materno a través de un recorrido, portando alimentos que harán revitalizar a la anciana al final del mismo. Nacimiento - Muerte. Mientras la niña se entretiene y pierde su turno. Por lo qué, incapaz de ver la realidad, es devorada. 

Naciendo de nuevo gracias al un héroe, en este caso anónimo y casual. Sellando con piedras el interior del cuerpo la niña y cosiendo la anciana la carne. Luego bendicen con el pastel y el vino, agradeciendo la vuelta a la vida. 

Una lección de sabiduría. 

El cazador quita la piel al lobo, llevándosela como trofeo. 

"Con el rechazo de los pretendientes, o la salida fuera de los límites, comienza la aventura. Entras en un terreno no protegido, nuevo. No puedes ser creativo a menos que dejes atrás lo limitado, lo fijado, todas las reglas".

Joseph Campbell



4 comentarios:

  1. Hola Ricardo, voy a confesarte un secreto... tengo una versión de Caperucita muy molona donde ella hace una diana con el lobo... ji ji ji.

    ¡Besos! :D

    ResponderEliminar
  2. Hola Ricardo, es una estupenda y didáctica entrada.

    Yo soy de las que he mantenido la tradición de contar cuentos a mis hijos cuando eran peques y más tarde a los nietos, les contaba los tradicionales y también otros que me inventaba, siempre con moraleja final que les encantaban. Les hacía comprender que desobedecer cuando se es pequeño tienen unas consecuencia...

    Me gustó leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. hola y feliz año nuevo! interesante historia de la que uno acostumbra ver sin el contexto real, gracias, saludosbuhos!!

    ResponderEliminar