martes, 25 de septiembre de 2018

Cartas a Thyrsá, las claves secretas por Ibn - Masar


"Más allá de las ideas del bien y del mal existe un campo. 
Allí nos encontraremos. 
Cuando el alma se acuesta en esa hierba, 
el mundo está demasiado lleno para hablar.”

Rumí


Conozco al autor de este libro desde hace más de diez años, me ha pedido que escriba algo sobre él. 

Encantado de ello, le ofrecí varias correcciones para lo que en el libro se contara fuese "realidad". 

Como no veo mucho, espero que le sirvan estas parcas palabras.

Numerosos nombres y paisajes, quizás demasiados, surgidos en un mundo de fábula, desbordan a quien sean capaz de leer estas páginas.

Desde la primera de ellas no hay tregua alguna, quien se atreva a franquear el mundo creado por mi querido Ricardo, se sumergirá en un marco incomparable que le hará cuestionar donde se encuentra la verdadera realidad (la suya propia).

Todo comienza desde el recuerdo, tal como suele suceder siempre.

Thyrsá es una anciana que tras toda una vida, aún mantiene las últimas esperanzas de ser rescatada por su amor. Desde el castillo sobre los acantilados donde rompen las olas, ella evocará y contará la historia de su niñez y adolescencia. Relatando sus recuerdos y sus principios, cuando era tan solo una niña pequeña, perdida en el mundo portentoso de los bosques de Hersia.

El altozano de Vania con sus ruinas de otro tiempo delatará el proceso de un conocimiento arcaico y oculto entre las piedras, tan poderoso siempre.

Paralelamente da comienzo y de manera simultánea los capítulos destinados al niño Ixhian, pero... ¿Quién relata su historia? 

Otra mujer cuyo nombre se mantendrá en anonimato durante esta primera entrega o libro (nosotros le llamábamos cuadernos cuando lo leímos juntos).

Curiosamente la historia del niño Ixhian será relatada en tercera persona, dando prioridad al proceso de lo femenino frente al masculino. La historia de él no surge de bosques ni paisajes encantados, la figura del niño brota del fondo desolador del fondo de la tierra, desde unas minas de agua en desuso. Un lugar llamado "La Sidonia" nos producirá cierta claustrofobia que se repetirá a lo largo de su historia, llevándonos al útero materno. Qué es lo que nos viene a decir.

La unión y separación de los dos protagonistas será el hilo conductor de la misma, el amor y la ansiada demanda como la unificación absoluta, constituyendo el más alto logro de la condición humana.


"El alma que anda en amor, ni cansa ni descansa"

Decía el místico San Juan de la Cruz

Libro de iniciación que deja bien claro la prioridad de encontrarse ellos mismos, primero y a través de numerosas pruebas que nos recuerdan la tradición Shamanica de los pueblos milenarios y la vieja orden Sufí.

Él, en el pueblo de los magos llamado el País de la Roca y ella en la deliciosa Casalún.

Luego está el tiempo capaz de ralentizarse y pausar su recorrido en un manual filosófico que el autor denomina como el Péndulo de la Clepsidra y no seré yo quien descubra de dónde lo obtuvo.

Lo ejemplos míticos nos trasladan a lugares que en principio bien parecería haber surgido del ciclo artúrico, pero el autor hace un desvío a posta llevándonos de la mano a un territorio mucho más antiguo. Haciendo referencia a la constelación de la nebulosa, trasladándonos a la ancestral Persia y la vieja Irlanda de golpe. 

La Zhiryab no deja duda alguna de la filosofía que impregnará la isla, llevándonos a la dulce Bagdad y Córdoba en manos de la figura del poeta y músico Abul I Hasan, que algo nos dice que es absorbido por el personaje de Noru, conocido como el último gran mago del País de la Roca.

Los cuatro elementos mantienen su pulso, combinándose durante todo el aprendizaje de Thyrsá y Eleonora, la mudita primero como amiga y amante después.

Y lo que verdaderamente sorprendente es el encuentro con el conocimiento tántrico, desvelando un paisaje sexual sin precedente en obra de ficción alguna. Sutil y difícil de  descubrir para quien no conozca el sendero del gozo. Dando una lección de sabiduría arcana, misteriosa y velada para la humanidad.

Un libro de mujeres más que de hombres, nuestro autor relata las sensaciones y emociones desde el alma de la mujer. Le salva el periodo militar de Ixhian donde ofrece un relato plenamente autobiográfico de Ricardo. 

Luego "La Cruzada de las Mujeres" aboga por el regreso del concepto femenino a un mundo fuertemente arraigado a los principios decadentes de lo masculino.

Búsqueda, camino y encuentro con la unión de lo amado.
Entendiéndose como un proceso interior y dando prioridad a la realización individual para luego aventurarse a la unidad de los polos opuestos que simplificándolo todo, no es más que el amor entre dos.  

Nacemos del amor y el amor es nuestra madre


Ibn - Masar
Desde Ait Ben Haddou (Marruecos)





miércoles, 19 de septiembre de 2018

Los mil colores de Manuela Bascón


"Quiero vivir para ver que cuanto sembré sigue dando sus frutos.
Quiero regar mis campos de lienzos cada año, 
y seguir pintando "frutos" en mis particulares bodegones..."


Frente a mí se encuentra sentada la polifacética artista Manuela Bascón, de personalidad inmutable, arrolladora y divertida, un huracán que no deja a nadie indiferente. Comprometida con las ideas y proyectos, todo un racimo de pasiones hecho mujer.

Andaluza inabordable y misteriosa, el arte es su vida, su modo de batallar y defender. No hay otra manera de entender la existencia, siendo razón para ella toda razón de ser. Muchas veces criticada e incomprendida, como las grandes personalidades de nuestra historia, por lo que mas andaluza es imposible hacerla.

Manuela Bascón es una luna inalcanzable, un espíritu inquieto y libre. Forjada en materia de libertad, atreviéndome a decir que no conozco a nadie que le guste tanto volar y a ver quien se atreve a discutirme lo contrario.



La han calificado de simbolista, surrealista, naif, cubista y de todas las definiciones posibles. Personalmente su obra me traslada a la añoranza, eso sí alegre por el colorido que transmite, pero nostálgica por aquello que sucedió. Mirar un cuadro de Manuela supone un interpretar siempre, pudiendo asegurar que ninguno de sus cuadros nos dejará indiferente. Más cuando uno comprende que por mucho mirar siempre se escapa la pintura a cualquier tipo de argumento. Hacemos lo más sencillo, sumergirnos de lleno en la pintura y dejarnos llevar por las imágenes sin oposición ni pensamiento alguno.


Pienso que aún no le ha llegado la gran exposición, a pesar de haberse paseado su obra por París, Avignon, Lisboa y Koln. Colecciones privadas en diversos países de Europa, América y Canadá. Adquisiciones para la Biblioteca Nacional de Madrid, Junta de Andalucía y multitud de premios y menciones. Siendo reconocida nuestra querida artista en los rincones más lejanos del planeta. ¡Qué difícil es ser profeta en su tierra! ¿Cuanto habremos de esperar para disfrutar de una exposición permanente de su obra en Carmona? 

Maestra y sabia, joven y profunda a la vez, tal como el fondo de los océanos. Aunque a veces nos da la sensación de una fragilidad similar a la del cristal. Cuan equivocados estamos, ella tan solo es una superviviente más de esa batalla personal que todos llevamos dentro. 

Tomamos el café y Manuela no para de hablar de cuestiones y elementos que se le han cruzado por delante en los últimos días.

Hermosa y primavera, flor bucólica y salvaje en las mañanas, girasoles y amapolas al mediodía, lavandas y campanillas para las tardes y azahar para las noches; con ustedes Manuela Bascón.


¿Cuantas puertas tiene tu casa?


Mi casa es una casa adolescente a punto de independizarse


Un color que te haga soñar.


El blanco me hace soñar. Es el color del lienzo virgen, de las sábanas de verano y de las palomitas de maíz que preceden a las buenas películas. 

Una Canción


Para mí la mejor canción es la que me define en cada momento. La que comparte su letra con las mismas preguntas que me esté haciendo en el momento. He redescubierto Feist, estoy en el momento Feist, oyendo "La meme historie"Pero esto es solo hoy, y porque el día está gris...


¿Un libro?

Ricardo tu eres consciente de lo difícil que es elegir algo, pero a día de hoy creo que volvería a leer "Narciso" de Germán Sánchez Espeso. Lo leí muy jovencita y oculta entre las sábanas con una linterna. No tiene nada que ver con la actitud que leo ahora...

Lo leí a oscuras porque estaba en edad de estudiar y yo leía literatura simulando que estudiaba. Por eso no lo olvidaré nunca. Además no sabía decir porqué, pero en mi hubo un antes y un después de esa lectura. Luego he leído libros mejores e inolvidables, pero afortunadamente nunca a escondidas. Recuerdo que tenía 17 años y fue el primer libro que compré con mis ahorros.


Un Pintor, es lo que nos queda.


Sin duda alguna, fue María Helena Vieira quien marcó mi vida. Estuve ocho años investigando su obra, su trayectoria, su vida, sus influencias pictóricas y literarias.

Gracias a ella conocí e investigué intensamente la obra de Pessoa o Bernardim Ribeiro, este último rodeado de misterios. Gracias a ella profundicé en corrientes artísticas del siglo XX, tanto en París como en América. Fue un trabajo muy completo que realicé por amor al arte y que después acabó en tesis doctoral. 

Pero te advierto que no debes buscar en María Helena parecidos pictóricos conmigo porque la pintura es como quien la realiza. Y Viera da Silva era formalmente lo opuesto a mi. Por eso me intriga nuestro parecido espiritual.



¿En que corriente artística te encuentras más cómoda?


Desde el año 2000 me despojé de una manera de trabajar en serie, exponiéndome a los ojos de la implacable crítica y la guardia pretoriana de los mandamases en el arte.

Decidiendo trabajar despojada de influencias, sin someterme a nada o nadie, es decir pintar con libertad absoluta. Me seduce la idea de que cada cuadro es un mundo, como cada momento.

Tal como empezó la historia desde el principio de los tiempos, la pintura funciona como catarsis o como inductora de magia. Es lo que más me interesa de la pintura, el resto va ligado a todo este movimiento. 

La libertad y la verdad son necesarias para tomar caminos insospechados. Si algo va mal, sólo cambiando de pensamiento se puede cambiar de destino. A veces es necesario desligarse de la tiranía y de la opinión de los demás, estamos en el camino de hallar nuestra propia identidad.



Si te digo Andalucía tu me dices...

Lugar para vivir y volver. Lugar de picos altos y mareas bajas, de sol radiante y luna lunera de días largos y noches lentas, de gente abierta y persianas cerradas, de siestas y fiestas. Donde hay que vivir y forzosamente volver.

El amor Manuela, háblame del amor.


El amor... si hablo del amor en las relaciones pienso que mientras dura es eterno y a la vez siempre fugitivo.

Es lo que a mí me mueve desde luego, en todo cuanto hago. Para mí, va unido a la ilusión. Mi pintura que es mi medio de expresión más común, funciona como un filtro de amor. El único amor incondicional que he conocido es el de la sangre.

Un deseo desde el corazón


El deseo desde el corazón es seguir latiendo. Quiero que me de tiempo a entregar toda la luz que recibí antes de irme. Quiero vivir para ver que cuanto sembré, sigue dando sus frutos.

Regar mis campos de lienzos cada año. Y seguir pintando y llenando de "frutos" mis particulares bodegones.

Y para los demás, deseo que encuentren su camino y sean felices.


miércoles, 12 de septiembre de 2018

En Septiembre



Elena y Marta
Para quienes pudieron vivirlo


En Septiembre la mantequilla tiene un sabor diferente y las tostadas tardan mucho más en dorarse, por lo hay que andarse con cuidado. En la calle los niños gritan menos, hay cierta contención en el ambiente. Se acercan los nuevos momentos e incertidumbres y el cine pasará a proyectarse en salones cerrados.

La oscuridad teñirá las tardes y en las mañanas costará un poquito más levantarse de la cama. El agua del lavabo comenzará a refrescar el rostro de manera impulsiva y las avispas se retiraran del mundo. Pero eso sí, las últimas uvas mancharan con deleite nuestros labios y la alberca recuperará el sonido continuo y monótono de las acequias, entonces los amores del verano caducaran de repente, al igual que las avispas.


Miraré para todos lados como si se escapara el mundo de mis manos, la vuelta al colegio traerá conquistas y desafíos. Los nuevos libros serán mucho más pesados que los del año anterior y las aceras se inundarán de repente del olor a puchero y al aroma de bollitos recién horneados.

En el cielo comenzará ese debate entre el blanco algodón y ese lienzo azul y profundo que no se consigue dominar nunca. Entonces los meses sucedidos fastidiarán de lo lindo porque nadie deseará que se marchen. El aire acariciará con mimo nuestros rostros y nosotras nos dejaremos hacer, comenzando el juego de coquetería y la lisura de los cabellos. 

La aventura se retirará por un tiempo y nos dedicaremos a coleccionar aquellas miradas y tesoros que merecieron la pena ser rescatados. El mar batirá sus olas con placidez e infinita nostalgia. La música será suave, apenas sin ritmo como cuando las cosas se retiran y no quieren intervenir más. Entonces una se dará cuenta que los cajones comienzan a rozar sin previo aviso y que la ropa recuperara el olor a jabón y una suavidad irresistible para las mejillas. 

Llegará la niebla en la mañana, el olor a tierra mojada y nosotras, sin saberlo, cubriremos nuestro cuerpo un poquito más. Ahora no toca atrevimientos, nada de eso, tan solo un verlas venir. Aguardando la conquista, la llegada a la ambigüedad y a esa mirada que se cruce y nos incite en volver a intentarlo.



domingo, 2 de septiembre de 2018

Las Flores del Patio



Sólo no hay primavera en mi recinto.
Enfermedades, besos desquiciados,
como yedras de iglesia se pegaron
a las ventanas negras de mi vida
y el sólo amor no basta, ni el salvaje
y extenso aroma de la primavera.

Pablo Neruda


Dedicado a los abuelos residentes de la Residencia de Mayores de Marchena, a los que partieron, a los que ahora están y aquellos que vendrán.


Relato de Ficción Contemporánea

(Se advierte que la mayoría de las situaciones descritas en este relato son fruto mayoritariamente de la imaginación del autor y si alguien se da por aludido, sin duda que habrá cumplido con su cometido)




Las Crónicas de Ayer


Año de 1240


Fernando III conquista Marchena  en un 20 de Enero.


Año de 1558


Se construye el Hospital de San Jerónimo junto a la puerta de Osuna, traspasando los límites de la muralla antigua. Siendo primero hospedería de jesuitas, más luego y con el tiempo también fue colegio de niñas y niños.

Año de 1629

Es fundado como colegio por D. Gonzalo Fernández, presbítero de la villa, tras otorgar su testamento en el año 1609. Tuvo los primeros alumnos en 1629. Los jesuitas del Colegio de la Encarnación impartían aquí clases de Filosofía y Moral. 

Por la vinculación que tenía con el Colegio de San Hermenegildo de Sevilla, los alumnos de Marchena tenían preferencia frente a otros a la hora de pasar al de Sevilla para estudiar Teología. 

Año de 1774

Los jesuitas son expulsados de España, el colegio se convierte definitivamente en hospital.

Año de 1836


Se agrega al campus el hospital de la Misericordia, creando un marco incomparable con una superficie global de 1217 metros cuadrados, destinados a colegios, hospitales, asilo y zona conventual. Constituyendo un marco de servicio social de los más grandes de Andalucía.


Año de 1864

Llegaron las hermanas de la Caridad un 19 de junio con la intención de atender a los pobres y necesitados de la ciudad que no eran pocos, se dice que fueron recibidas replicando todas las campanas de Marchena a la vez. Por sus dependencias pasaron nada más y nada menos que 8.200 necesitados donde encontraron una cama limpia y un plato de sopa caliente. 


Año de 1936

La terrible guerra hizo estragos y en dichos años se hubieron de abrir las puertas del huerto. Familias enteras se alojaban bajos su frutales y parras, al amparo de las monjas. El Hospital se colapsó y el hambre hizo estragos. Ni tan siquiera había tiempo de enterrar los muertos en el cementerio, tal era la catástrofe que se cernía sobre Marchena y el resto de España.





Año de 1964

La gran fiesta de la que se tiene constancia escrita, sucedió en 1964. Celebrándose el centenario de la llegadas de las hermanas a Marchena, donde el pueblo entero se entregó con verdadera devoción, siendo la algarabía que se montó de tal magnitud que una monja tras irse el último de los asistentes exclamó;   “Menos mal que esto no volverá a ocurrir hasta después de 100 años”

Año de 1970
A finales de los años setenta fue abandonado el edificio, permaneciendo vació y siendo reconstruida por la administración una nueva residencia en la zona del huerto. Tardó mas de lo debido en abrirse, cuestiones burocráticas y errores de bulto diríamos del modo más suave posible. 




Las Crónicas de Hoy 

Fueron las hermanas de la Caridad las que negociaron la cesión del edificio al Ayuntamiento. Venía especificado claramente que en dicha cesión se comprometía para que dicho solar fuese una residencia de ancianos junto al ruinoso edificio colindante que era el antiguo hospital. Había en el, un pozo, una alberca, un vivero, un hermoso patio de columnas blancas y una escultura de la Virgen.


Año de 1985

Comenzaron las obras de restauración, tardándose una barbaridad en concluirla y conseguir las licencias oportunas.


Año de 1994



Al fin se contrató al personal en la segunda mitad de octubre de 1993, pero hasta marzo de 1994 no pudo inaugurarse en una pomposa celebración donde no faltó música de Enya, ni figuras de mazapán, ni los políticos de turno. 

Fueron los mejores años de la Residencia, pues la alegría del numeroso personal contratado impregnaba la nueva actividad de la misma.  Entonces el patio se llenó de flores y no faltaron canarios ni jilgueros que cantaban en sus jaulas. Más que un patio, aquello parecía el salón de una enorme casa donde se convivía en armonía.



Se celebraba la misa todos los domingos para aquellos que libremente lo deseaban y toda la historia del mundo pasaba por allí. Se recibían visitas, se cantaba, se tocaban las palmas, guitarras, coros rocieros, chirigotas, campanilleros, bandas y cornetas, saeteros, flamenco de lo más puro, sevillanas y hasta los reyes magos lo visitaban por navidad. 

Y es que la alegría de la Residencia la hacía distinta a cualquier otra, pero los que mandan no entienden de esas cosas y estaban muy lejos de allí. 

Entonces sucedió que de repente apareció el sonido de un corazón y en las noches, cuando todos se iban a dormir, se podía oír el latido de la Residencia. Era un lugar donde había había sobrevivido el amor y la compasión, he incluso se cuenta que en la madrugada se podía presenciar al espíritu de Sor Carmen Fons visitando a los ancianos.


Año de 2009

En un día cualquiera, uno de tantos técnicos solicitó, algo muy loable por su parte, desmontar los toldos del patio central y construir una montera de cristal. Pero lo hicieron tan mal que no duró ni cinco años, pues los engranajes de la misma comenzaron a ceder ya que la montaron sobre la cornisa y no sobre la estructura del edificio. 

Y entonces volvieron los que saben mucho, hablando y hablando, hasta decidirse como solución "pasajera" precintar todo el recinto, así no más, Quedándose abandonado el patio, sin macetas ni canarios, ni flamencos, ni guitarras. 




Año de 2015

Eso fue por el invierno del 2015 y desde entonces, los abuelos hubieron de recurrir a los pasillos y la pequeñita Virgen del pozo quedó sin flores, olvidada y sin sin nadie que le rezase. 

Ya nadie cantaba y ni tan siquiera las paredes de la Residencia eran decoradas en las fiestas. Sumida en el olvido fue pasando al abandono.

Así como suceden en todas las grandes historias transcurrió el tiempo y de vez en cuando llegaba algún político diciendo tonterías que ya nadie tomaba en serio. Presupuestaron su reparación cientos de veces, pero el tiempo pasaba y nuestros abuelos se fueron muriendo. Hasta que llegó el día en que ninguno de sus residentes viviera para recordar la alegría del patio, ahora desierto y precintado.



Las Crónicas Futuras

(Puede que sí, puede que no)


Año de 2020

Como quien no quiere la cosa, alrededor del 2020, una nueva fauna fue emergiendo en el interior del patio, debido a las grietas y la humedad del mismo, forjándose un microhábitat con sus particulares características. 

Una pequeña rama nacida de una fisura en el pavimento, dio lugar a toda una selva en donde se filtraban sugerentes tonalidades y entonces los abuelos que nunca conocieron el patio abierto, lo tomaron como si de una televisión se tratase. 

Allí encontraron su refugio pequeños insectos primero, luego algunos lagartos y golondrinas. Y entonces el corazón del patio volvió a la latir.


Los espíritus de sus antiguas cuidadoras era tan poderoso que no lo dejaban morirse; Sor Carmen, Sor Basilia, Sor María Trillo ...

Y los cristales del patio formaron un caleidoscopio natural y la Residencia sin patio, fue feliz. Los ancianos saludaban a las aves a través de los cristales y pasado el mediodía, sobre todo pasada la hora de la siesta, se sentaban a lo largo de los pasillos para presenciar el maravilloso espectáculo y oír el canto Tedeum tantas veces entonado por las monjas en ese patio. Entonces resurgió su latido, desde el fondo de la tierra, con una fuerza desmesurada.




Año de 2043

Por aquellos años ocurrió otro percance, pues decidieron los que mandaban desde lejos y ostentaban por entonces el poder político tomar la Residencia para ellos. 

Se habían echo viejos, habían oído hablar del patio milagroso y no tenían nadie que les cuidase. Pero como eran gente de poder y partido, llegaron sumas considerable de dinero para su bienestar y a mediados del 2043, trasladaron a los abuelos a otro lugar y tomaron los políticos la Residencia para ellos mismos, publicando un decreto que nadie entendía. 

Los técnicos mandaron talar la selva del patio, lo reconstruirían para que los viejos dirigentes pudiesen disfrutar de él. Pero cuando retiraron las plantas, animales y secaron las charcas naturales que se habían formado, tan solo encontraron un desierto vació, un agujero profundo y oscuro, y un corazón que latía.

"Nadie puede disfrutar de aquello por lo que no ha trabajado ni amado en vida."


Sor Carmen Fons



Imagen de Andy Goldsworthy


El patio de mi casa
es particular ,
cuando llueve se moja
como los demás.

Agáchate
y vuélvete a agachar ,
que las niñas bonitas
no saben bailar...


Fin del Capitulo I

Continuará en la Feria del 2019

domingo, 26 de agosto de 2018

Alas de Amapola de Jesús López Jiménez


¿Hay flores que vuelan?


Título: Alas de Amapola

Autor: Jesús López Jiménez

Edición: ExLibric

Año: 2017



Libro pequeño de tapa blanda y de 37 páginas tan solo, de esos que se leen de un tirón.  La primera sensación que me llega es la de encontrarnos ante el género de la fábula y no con un cuento tradicional, siendo de resaltar que numerosas ilustraciones acompañan y enriquecen el texto. 

En un principio nos da la sensación de ser lectura fácil, pero puedo asegurar que a pesar de su aparente sencillez guardan sus palabras profundidades insondables. Tanto referidas en anhelos y utopías del autor como ese material terapéutico que tanto me gusta resaltar en el blog.

Comenzamos con la dedicatoria a Michael Ende que de momento ya nos mete en situación, haciendo referencia a las puertas del tiempo y ese "otro lado del espejo" llevándonos  directamente al universo del señor Lewis Carroll. 

Da comienzo el espacio narrativo en plena naturaleza, describiendo prados y bosques donde llama poderosamente la atención el color azul, utilizado tanto para las ilustraciones como las letras y que de una manera u otra hacen enfriar la lectura. Bosques azules y pétalos blancos se mecen bajo una luna llena ofreciendo un exquisito paisaje en donde cualquier cosa puede ocurrir. 

                                     

El encuentro entre la amapola y una mariposa supondrá la condensación del relato, la metáfora y su exquisito planteamiento. El gélido azul se convierte casi en obsesivo, la frialdad y el deseo de evasión es pura inquietud.
Tanto que se le escapa al autor de las manos el interés por descubrir e ir más allá de lo establecido. Sin embargo la palabra madre le delata, junto al blanco inmaculado de la amapola nos pone en situación. Un lugar fantástico que no es suficiente y es de prioridad urgente el ser franqueado. 

No haremos spoiler, intentaremos ir de puntillas, el texto es demasiado novedoso y merece ser descubierto por los lectores. 


A mitad del libro se introduce el color rojo en el texto y las ilustraciones, pues llega la primavera y el verano, atrás quedaron los días solitarios en el prado.

La unión entre almas, la trasmutación en amantes, el fuego y el intento de alcanzar lo superior es producto de todo ello. Esa interminable alegoría donde siempre aparece el mar, ese mar utópico e inalcanzable. Los amantes se unen pero hay carencia de cierto y necesario erotismo en las palabras. Llegando a la conclusión de que esta es una búsqueda distinta, mucho más espiritual. 

Cuando menos lo esperamos vuelve la palabra madre a resurgir en medio del mundo de los amantes. antagonismos que se anexan por medio del canto de una nana.

      

No es una historia para niños y sin embargo pueden leerla. Ya se sabe que la mente infantil es capaz de captar impresiones que para nuestra razón es necesario procesar en demasía.

Escrito en tercera persona como todos los clásicos infantiles. La historia eterna que se repite siempre; esa búsqueda con el amado, la fusión y luego la consiguiente separación y el anhelo que produce haber sido testigo de dicho proceso.

Recuerdos de Ondina de Fouque y la leyenda irlandesa de Los Hijos de Lir. En el cine hacemos referencia a aquella inolvidable Lady Halcón, y esa separación del alma que tan magistralmente nos relatara nuestro inmortal San Juan de la Cruz.

                                        

Y por último desvelamos un secreto; el tratamiento del azul y el rojo en el texto, homenaje a Michael Ende y su inmortal "Historia Interminable".  Bastian para lo humano en rojo y azul para la fantasía o lo añorado.

Mis felicitaciones por el trabajo, animando a Jesús que continué contándonos historias desde lo más profundo de nuestra tierra; la mágica sierra de Ronda y su Setenil de las Bodegas desde donde siempre han surgido historias sorprendentes. 

Por mi parte has conseguido abrir una puerta y aunque dices que la inspiración te llegara desde el norte, te prometo que cada vez que cruce con el coche por esos prados, miraré disimuladamente tras la ventanilla por si alguna mariposa se cruza por delante.


                                              


¿Porqué perdiste las alas?

¿No te has dado cuenta todavía?

Por ti...


jueves, 23 de agosto de 2018

Aloïse Corbaz; La Emperatriz de los Colores


“Mi ruina avanza de forma lenta pero segura, 
el fanatismo y enloquecido amor que siento.
 Me arrancó de mi cuerpo”


¿Perder la razón por amor? ¿No me creéis? Pues leed esta historia y luego ya me contáis.

Aunque soñó con ser cantante, encontró trabajo como profesora y como institutriz en la corte del káiser alemán Guillermo II. Mientras estuvo allí,  se enamoró perdidamente  del káiser. Se enamoró tanto que su amor se transformó en locura, siendo diagnosticada de esquizofrenia y confinada en un hospital psiquiátrico en el año 1918 y del que nunca más volvió a salir.

Comenzó a dibujar y a escribir poesía en secreto alrededor del año 1920, pero la mayor parte de sus primeras obras fueron destruidas, hasta que el director del hospital médico Hans Steck y la médica de cabecera Jacqueline Porret-Forel se interesaron por su obra  hasta finalmente fue descubierta por Dubuffet en 1947.

Su obra es calificada de erótica, consistente principalmente en hermosas mujeres con curvas voluptuosas y cabellos flotantes a las que seducen amantes, vestidos de uniforme militar. Usó colores vívidos de tizas, pinturas y zumo de flores para llenar hojas enteras de papel. Su compulsión de hacer marcas en cada pulgada del papel es similar a la de nuestro amigo Adolf Wölfli.

El sueño adolescente de Aloïse era ser cantante, le gustaba mucho la música de Handel. Participaba del coro de la iglesia y tomaba clases de canto. También comenzó a notar su talento para el dibujo y a los 18 años ganó el primer premio en un concurso por su interpretación libre de un jarrón egipcio. Le encantaban  los personajes femeninos mitológicos. Hasta ese momento parecía ser una niña como todas, pero cierto día fue descubierto en romance con un joven sacerdote. Sus padres le enviaron a Alemania para trabajar al cuidado de dos niñas. Su siguiente trabajo fue hacerse cargo como institutriz de las hijas del rey Guillermo II. Estando enamorada profundamente del rey y obsesionada hasta su muerte.


En 1913 vuelve a Suiza sin dar explicaciones de su regreso, abandonando la corte y dando comienzo de la gran guerra. Entonces su estado psicótico se acentuó. Haciendo públicas ciertas ideas pacifistas, lo que hoy sería visto como algo completamente normal pero en ese entonces era algo extraño e inusual para una mujer. Participó en reuniones del partido socialista, hizo escritos de carácter religioso, al parecer, en donde expresaba su pensamiento sobre los delincuentes como víctimas.

Aparentemente, una “ardiente” carta escrita al rey, y que nunca llegó a destino fue la causante de su reclusión en una clínica psiquiátrica. 

Aloïse no sólo tenía una visión particular y una imaginación desbordante, para su desgracia los periodos de lucidez se hicieron cada vez más cortos y comenzó a hablar sola murmurando frases inconexas. En una carta describió su sentimiento como: “Mi ruina avanza de forma lenta pero segura, el fanatismo y enloquecido amor que siento me arrancó de mi cuerpo”, también menciona el inicio de una actividad creativa que sin embargo, mantuvo en secreto: “Cojo el papel de la basura para garabatear (se refería a sus dibujos); escribo en secreto a toda prisa “.



"El enloquecido amor que siento, 
me arrancó de mi cuerpo"


En la clínica llamaba “Princesa” a su compañera de habitación, “Madonna” y “Ángeles” a las enfermeras que la atendían y a las que a veces incluía en sus dibujos, transformándolas en hermosas mujeres con peinados elevados y vestidos de color rosa. 

Gracias a su delicadeza manual trabajó como costurera de trajes de enfermera y así comenzó a ser querida por sus cuidadoras que le regalaban materiales para dibujar. 

Sus trabajos podían llegar a medir 10 metros, pegaba papeles para cubrir los muros, comenzando a decorar a su pequeño reino. 


El doctor Hans Steck fue el primero en valorar seriamente el particular arte de Aloïse, la visitó hasta el final de su vida y logró resguardar la mayoría de sus escritos y dibujos. Como además era profesor de psiquiatría, presentaba como ejemplo muchos de los trabajos de los pacientes a sus alumnos, durante sus conferencias clínicas en las que participaba. 

Así fue como en una de esas presentaciones, a fines de 1930, que Jacqueline Forel se enteró del trabajo de Aloïse .


“La creación milagrosa, la creación de una fuente de éxtasis perpetuo“….” 

"Una situación que el equilibrio no permitiría nunca"

"Un mundo dentro de una colección de himnos“

Bajo esas frases Aloïse describía su estado creativo, poco a poco su obra fue llamando la atención y no tardaron en llegar visitas relacionadas con el arte. Mientras tanto, avanzaba su rehabilitación compartiendo su vida con enfermeras y compañeros, siendo la encargada oficial de la decoración de cumpleaños y celebraciones, las que también animaba cantando ópera. Se preocupaba mucho de que todo estuviera en orden tal como si fuera un baile real o un elegante espectáculo. 

Sus dibujos, que citaban escenas históricas que incluían a Napoleón, Josefina, Maria Luisa, Cleopatra, Ramsés II, Tutankamón, fueron expuestos el año 1963 en el Museo de Bellas Artes de Lausanne y la muestra tuvo un fuerte impacto en el público. Aparte de algunos artículos y comentarios negativos relacionados con la psicosis de la artista, muchos visitantes quedaron impactados por sus obras e hicieron algunas solicitudes de adquisición.



Antes de morir, Aloïse fue invitada a formar parte de la sociedad de mujeres pintoras del Art Brut de Suiza. 

Comenzó a crear un universo entero; dibujaba con pétalos de flores, con jugos de rosas silvestres, con hojas verdes aplastadas, con jugo de limones y naranjas, con pasta de dientes, con hilos y sedas.

A veces lo imaginado superaba a la razón, pintando sobre papel sucio, sobre papel viejo, sobre papel que a otros ya no les sirve y no les dice nada de nada.


Pero para Aloise ese papel era el soporte que le llenaba apaciguando su locura. Y mientras se entregaba al amor en sueños y delirios, se cuenta que de su garganta brotaban como flores, las arias más hermosas de Verdi. En 1963 fue invitada de honor en la muestra "Escultoras y Pintoras Suizas"

Se cuenta que asistió convertida en princesa, despertaba de su sueño. La princesa enamorada fue aplaudida, ascendida a los altares. Supuestamente de aquellos que mantienen la razón como bandera.

Falleció al año siguiente, el 5 de abril de 1964, tras pasar cincuenta y cinco años encerrada en un psiquiátrico. Se cuenta que de su garganta brotó en último suspiro un aria de Verdi.