lunes, 26 de junio de 2017

Corazón Quemado


La foto corresponde a nudo en la madera, 
sobre el camino que daba acceso a la playa de Cuesta Maneli en Matalascañas.
Camino, Bosque de Pinos y Matorral devorado ayer por las llamas.





Esta publicación anda por la red, realmente no se quien la escrito ni de donde procede, no tiene firma, pero quien lo haya echo denota una aguda sensibilidad que ha conseguido emocionarme y llegarme a lo más hondo.

Con objeto de que no se pierda lo guardo en este; "mi cajón desastre" de situaciones que se cruzan en mi camino y a las que no les guardo orden ni estructura. 
Agradecido comparto el escrito, no todo es ni mucho menos negativo en esto de las redes sociales.

Gracias




Lo siento, no dejo de pensar en ti. 

Te imagino feliz, regocijado por tu obra desatada aún, sentado cómodamente en tu jardín de cardos cambiando constantemente de cadena, atento a las redes sociales, exaltado con "tu victoria", guardando imágenes del lamento de esta tierra a la que prendiste para saciar tus ansias y conseguir una gloria efímera.

He de decirte que me duele el alma al contemplar el baile de sombras calcinando el tesoro más preciado de mi tierra, la fauna y flora que la hicieron única y que quizás nunca vuelvan a recuperar el aspecto que tú y tu obra habéis conseguido destruir. Que sepas que a muchos nos has hecho llorar de rabia, de impotencia, de dolor porque parte de nosotros se ha convertido en ceniza de la noche a la mañana.

Te doy la enhorabuena, has conseguido teñir de gris los cielos de media Andalucía, vestir de fúnebre los campos que nos dan de comer, los ríos que nos sacian la sed y el corazón de los que amamos esta tierra por encima de todas las cosas. La ceniza es el símbolo de tu victoria no cabe duda.

Lo que sí te digo es que la naturaleza te pedirá cuentas más temprano que tarde. Recuerda que "polvo somos y en polvo nos convertiremos", que nada es eterno, y que tú también sucumbirás como ahora caen los árboles fruto de tu acción. Entonces serás pasto para los gusanos, abono para la tierra a la que intentaste destruir. Quizás entonces tu alma vacía comprenda las sensaciones que hoy muchos experimentamos aunque sinceramente lo dudo, la escoria nunca tendrá sentimientos.

Mi único deseo es que el fuego se detenga, que los profesionales que desde el sábado están trabajando no sufran daños, y que la naturaleza con la ayuda de las administraciones se recupere lo antes posible. Los que disfrutamos ese paraíso nunca olvidaremos su aliento, su color, su armonía y su belleza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario