domingo, 28 de agosto de 2016

Emile Flogë y la Carta Imaginada




El Beso
Gustav Klimt


De porque suceden las cosas… 

Ha muerto mi amor, el amor de mi vida. El hombre que me condujo con su mano de oso a la seducción y hacia una pasión ilimitada.

Han pasado muchos años, apenas quedan ya signos de tanta efusión, ni entusiasmo sobre mi cuerpo ni bajo mi alma.

Ya no quedan signos ni señales del paso de ese hombre al que me entregara en cuerpo y espíritu; tal como se origina en la pintura. 

Yo le amaba más que a mi vida, no era más que una niña de apenas doce años cuando le conocí; y él era por entonces mi profesor de pintura y "el todo".

Yo, para sus ojos, tan solo era la pequeña Danaecomo, tal cómo a él gustaba llamarme cuando para mí representaba lo absoluto.

Y ahora... ¡Qué sorpresa! 
Cuando en el lecho de su muerte recibo la noticia que menciona mi nombre solicitándome; ¡Emilie! ¡Emile! ¡Emile!


¡Cuanto has tardado en acordarte de mí! 
Ahora que no queda nada, ahora que ya no estoy; ahora que tan solo queda un buen puñado de memorias disueltas y recuerdos diseminados. 

Me queda, eso sí, la complacencia de saber que todo cuanto vivimos no se quedó en la nada ni en el vacío. 

Se quedarán allí esos momentos... para siempre; en Hietzing contigo, enterrando nuestras nostalgias y sueños. 

Más, comenzábamos a vivir...amor, comenzábamos a vivir.

Los paseos por los bosques de Kammer, nuestro pequeño embarcadero en el lago Atter.

Me llevo tu beso, el beso entregado de alguien que me hizo mujer y que me amó como nadie pudiese, ni fuese capaz de hacerlo sobre esta tierra. 

Me llevo los vestidos, las modas y telares. Me llevo París, Venecia, Ravena... no puedo resistirme. 

Y me llevo a ti, que te conocí tanto como nadie pudiera hacerlo; me llevo todo a ti mi señor Klimt.

Me dejas muchos instantes amor, me dejas el aroma de tu boca, tus abrazos cercados por tu pecho excesivamente velludo. 

Ahora que te marchas, definitivamente de mí; aunque ya lo hiciste mucho antes, me pregunto.

¿Por qué no me llamaste amor? 

Ya me lo comentaron quienes vieran tu friso, sin tu saberlo. Preludio de muerte sin duda, dijeron. 



Ya me lo dijeron amor, que te marchabas dejando tanta belleza tras de ti...

Yo hubiese ido amor, te hubiese cerrado los ojos y sellado mi adiós con otro beso más y otro y otro... 

Te fuiste amor mío y nada más que por nombrarme en tu último suspiro me veo obligada a perdonar tus desmanes y tus amoríos, pues siempre fui una romántica. 

Fue un tiempo muy feliz, un tiempo de dicha y diversiones donde jugábamos a conquistar el mundo y atrevernos hasta con el mismísimo panteón de los dioses.


Te digo adiós con toda mi alma, eso si;  desde una lejanía lo más defensiva posible. Ahora que otro hombre, y muchos hombres... han compartido mi lecho.

Fuiste bueno, un hombre que luchaba como una fiera en el bosque, un dulce salvaje que amaba con la intensidad de los relámpagos y las tormentas. Un hombre que me elevara a las colinas y a los confines del oro; tal como a ti te gustaba en llamar dicha conquista.

Esa fascinación tuya por lo refulgente, por lo exageradamente sensual, esa manera de percibir el espíritu... 

La belleza impúdicamente manifestada, la belleza de la feminidad como diosa de los viejos altares. Sagrarios de conquista, sensualidades y miradas.

Nuestro viejo Renoir te esperará, el pequeño Egon Schiele rezará por ti. Y yo me quedaré con el beso, ese último beso que quedará manteniéndose inconcluso y no en ese beso de despedida que nunca me diste. 

Me quedaré también con todos los besos que no compartiste conmigo, los haré todos míos, con o sin tu permiso.

Con ese primer beso siendo yo aún muy niña, también con ese beso sobre las aguas del lago Atter, con aquellos besos en Venecia o en París, frente a esa destartalada masa de hierro... 

Pero deja permitirme quedarme tan solo para mí con el beso del cuadro, donde ya me caía y sabiéndolo; aún me resistía. 

Donde me sujetabas para no perderme y donde yo me entregaba a sabiendas que sería mi beso; el último y único beso de mi vida. 

... Aún a sabiendas que detrás de él; todo cuanto llegaba era caída y desencanto.


Emile Flogë y la Carta Imaginada
R. Reina Martel



sábado, 20 de agosto de 2016

La Canción de la Mariposa de Federíco García Lorca






En el día del 80º aniversario de su muerte


La Canción de la Mariposa 



Volaré por el hilo de plata.

Mis hijos me esperan,

allá en los campos lejanos,

hilando en sus ruecas.



Volaré por el hilo de plata.


Yo soy el espíritu de la seda.


Vengo de un arca misteriosa


y voy hacia la niebla.






Que cante la araña en su cueva,

la araña, en su cueva.

Que el ruiseñor medite mi leyenda,

que la gota de lluvia se asombra,


al resbalar sobre mis alas muertas.




Soy la muerte y la belleza


Hilé mi corazón sobre mi carne

para rezar en las tinieblas,

y la Muerte me dio dos alas blancas,

pero cegó la fuente de mi seda.

Ahora comprendo el lamentar del agua,

y el lamentar de las estrellas,

y el lamentar del viento en la montaña,

y el zumbido punzante de la abeja.


Porque soy la muerte y la belleza,

la muerte y la belleza.

Lo que dice la nieve sobre el prado

lo repite la hoguera;

las canciones del humo en la mañana

las dicen las raíces bajo tierra.

Volaré por el hilo de plata;

Mis hijos me esperan.

Vengo de un arca misteriosa

y voy hacia la niebla.


Que cante la araña en su cueva.

la araña en su cueva

Que el ruiseñor medite mi leyenda,


que la gota de lluvia se asombre

al resbalar sobre mis alas muertas.

Soy la muerte y la belleza

Y que cante la araña en su cueva

la araña en su cueva

Que el ruiseñor medite mi leyenda,

que la gota de lluvia se asombra,

al resbalar sobre mis alas muertas.

Soy la muerte y la belleza


Federico García Lorca

Versión de Amancio Prada





Dibujos, Ricardo Reina Martel

lunes, 15 de agosto de 2016

Corazón de Cebolla


Foto. Carl Wagner


"A lágrimas de cebolla, y caricias de jumento, mucho tiento."

Proverbio Popular





"Había una vez un huerto lleno de hortalizas, flores, árboles frutales y toda clase de plantas aromáticas. Como en todos los huertos había mucho frescor y agrado. Dando auténtico placer el sentarse plácidamente bajo la sombra de cualquier árbol a contemplar su variopinto colorido, oler sus múltiples aromas o tan solo quedarse uno embelesado oyendo el canto de los pájaros

Un buen día comenzaron a nacer cebollas muy extrañas, pues cada una de ellas poseía un color y tonalidad diferente; rojas, amarillas, anaranjadas, púrpuras, verdes, azules, violetas... 


El caso es que los colores eran irisados. deslumbradores, centelleantes a su vez; como una sonrisa o el color y aroma de un cálido recuerdo. 

Tras investigarse su causa por parte de los humanos sobre aquel misterioso enigma y misterio, se descubrió entonces que la causa residía en el corazón mismo de las cebollas. 

Cada cebolla poseía un único e irreemplazable corazón y cada corazón correspondía a una piedra preciosa. Una era un topacio, otra un rubí, una esmeralda, lapislázuli, aguamarina...

Por una incomprensible razón que nadie supo de donde vino, se comenzó a decir y correr entre la población de que aquello era peligroso, intolerable, inadecuado; en suma vergonzoso. 


Las preciosas cebollas no tuvieron más remedio que esconder su íntima piedra preciosa con capas y más capas de cebolla. Cada vez más oscuras, más inhóspitas y feas. Tenían que disimular como eran por dentro: Hasta que terminaron convirtiéndose en unas cebollas vulgares y corrientes.

Pasó por allí un sabio que gustaba de sentarse a la sombra, junto al huerto y que como era tan sabio conocía el lenguaje de todas las cebollas... 

Y empezó a preguntarles una a una; - ¿Por qué no te muestras realmente tal como eres por dentro? - Y ellas le respondieron: 

- Me obligaron a ser así... me fueron colocando capas.. incluso yo me puse algunas para ocultarme y no pudieran decir de mí...

Algunas cebollas tenían hasta diez capas y ya ni se acordaban de por qué ni cómo tenían tantas capas.


Foto Carl Wagner

Y el sabio comenzó a llorar, y cuando la gente lo vio llorando, pensaron que llorar ante las cebollas debía ser propio de seres muy inteligentes. 

Por eso todo el mundo sigue imitando al sabio y continuamos llorando; desconociendo que bajo multitud de capas las cebollas, afortunadamente, esconden un corazón precioso, único e irreemplazable.


Foto Carl Wagner


viernes, 12 de agosto de 2016

Notas sobre el Proceso Creativo




"La prueba de que ya sé qué quiero poner en mi obra, y qué esfuerzos debo realizar aunque tenga que hundirme, es que tengo una fe absoluta en el arte."

La Noche Estrellada
Vincent Van Gogh


Los psicólogos denominan “fijación funcional” a la trampa rutinaria que nos mantiene percibiendo y viendo la manera obvia de solucionar un problema: La misma repetición y comodidad  desde la que nos mantiene procesando y pensamos siempre lo mismo.



"Estudia, aprende, pero guarda un poco de ingenuidad. 

Tiene que estar dentro de ti, como el deseo de beber del borracho o el amor en el amante"


La Peruche et la Sirene
Matisse


Otra manera que impide absorber información nueva es la autocensura, esa critica voz interior que confina nuestro espíritu creativo dentro de los límites de lo que juzgamos aceptable.

La frustración surge en el momento en que la mente analítica, racional, en busca de una solución, alcanza el límite de sus habilidades.

En el inconsciente no existen juicios  de auto censura, allí las ideas son libres de recombinarse con otras de esquemas nuevos y asociaciones impredecibles, en una suerte de promiscua fluidez.



"El artista debe ser ciego frente a la forma reconocida o no, del mismo modo que debe ser sordo a las enseñanzas y los deseos de su tiempo"

Composición IV
Kandinsky

Nuestra intuición se alimenta directamente del vasto archivo de información, que es un libro abierto para el inconsciente, pero hasta cierto punto cerrado para el consciente.
De hecho, ciertos estudios experimentales han comprobado que, en general, las primeras corazonadas de las personas forman la base de las mejores decisiones que aquellas tomadas tras un análisis racional de los factores en pro y en contra.

La habilidad de ver cosas de una manera nueva es de vital importancia para el proceso creativo; radica en las ganas de cuestionar cualquier supuesto.

Cuando la actividad está en su apogeo, se puede experimentar esto que los atletas y actores llaman; el momento blanco.

Este momento blanco es lo que los psicólogos llaman; “El Fluir”

En el estado de fluir, las personas se hallan en su punto más alto. Puede darse en cualquier ámbito de actividad: mientras se pinta, mientras se juega al ajedrez, se hace el amor; en cualquier momento. El único requisito es que tus habilidades se adecuen tan perfectamente a las exigencias del momento que desaparezca toda inhibición.




"Creativo no es el que imagina, sino el que hace imaginar”

Frida Khalo




martes, 9 de agosto de 2016

Dama, del Origen a la Ignición.




Para todas aquellas mujeres que han partido, obligadas a huir con las manos abiertas 
y el corazón cerrado. 

Sin elección ni camino.

Dejando atrás su origen, familia y toda seguridad conocida.




En 2014 fueron 21.000 personas las que tomaron la ruta de los Balcanes para llegar a Europa. Algunos viajaron durante días, otros durante meses e incluso años.

La última oleada de inmigración demuestra que Europa se enfrenta a un desafío sin precedentes.

Casi 57.300 inmigrantes irregulares llegaron a Europa en el primer trimestre de 2015

El tiempo no importa, lo que todos desean es llegar a Europa. Son los protagonistas de la mayor crisis de refugiados desde la II Guerra Mundial.

Con 2,8 millones de refugiados y varios millones de desplazados internos,
Siria se ha convertido en la mayor crisis de desplazamiento en el mundo.

Producto de los Señores de la guerra, traficantes de personas y familias que traumatizadas huyen por doquier buscando refugio.

La peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, que ha desbordado a Occidente y alentado a los populismos en estados tan determinantes como Alemania o Francia, pero también en Hungría y Polonia, ha dibujado un mapa de constantes y omnipresentes líneas con las rutas de los migrantes, en su mayoría sirios, iraquíes o afganos, pero también de África Subsahariana. 




Siempre que la Belleza mira, 
el Amor también está allí; 

Siempre que la belleza muestre 
una mejilla sonrosada el Amor enciende 
su fuego con esa llama. 

Cuando la belleza mora en los oscuros 
valles de la noche el Amor viene y encuentra 
un corazón enredado en los cabellos. 

La Belleza y el Amor son cuerpo y alma. 

La Belleza es la mina, el Amor, el diamante.


Rumi



sábado, 6 de agosto de 2016

Poema de los Átomos (Rumi)




Poema de los átomos (Rumi)

Video perteneciente a la serie “Raíces” (victor©orive)... 
en que el sujeto que capta y el captado son el mismo 
desde una perspectiva de tiempo no lineal.




¡Oh día, despierta! Los átomos bailan.

Todo el universo baila gracias a ellos.

Las almas bailan poseídas por el éxtasis.

Te susurraré al oído… a dónde les arrastra esta danza.

Todos los átomos en el aire y en el desierto… , parecen poseídos.

Cada átomo, feliz o triste… está encantado por el sol.

No hay nada más que decir.

Nada más.


Rumi



miércoles, 3 de agosto de 2016

Gyohei Zaitsu, Butoh o La Danza Improvisada.

video


"Había estudiado el movimiento con los elementos, insectos, animales y así sucesivamente antes, pero hoy hemos trabajado en los ritmos. 

Se aislaron diferentes partes del cuerpo y trató de que las diferentes partes haciendo los ritmos de las distintas entidades. 

Ninguna parte del músculo o del cuerpo quedó intacto. 

Incluso trabajé en cerrar los ojos para imitar el ritmo de la puesta del sol. 

Esto es muy difícil y requiere mucho control y práctica (y es por eso que estoy dolorido y lleno de energía esta mañana)"


Memorias de un curso con Gyohei

Gyohei Zaitsu


El Ankoku Butō (暗黒舞踏?), conocido en Occidente simplemente como Butō -o Butoh por su transliteración inglesa, es el nombre utilizado para referirse a un abanico de técnicas de danza creadas en 1950 por Kazuo Ohno y Tatsumi Hijikata, que, conmovidos por los fatídicos bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki, comienzan con la búsqueda de un nuevo cuerpo, el cuerpo de la postguerra. 

Cabe aclarar que, durante esa década, las imágenes de algunos supervivientes llenaban las calles. Estos caminaban con el cuerpo quemado y con los globos oculares reventados y colgando sobre las mejillas. Así nació el Butō, la danza hacia la oscuridad.





Gyohei Zaitsu: Nacido en Japón, vive y trabaja en París desde 1999.

Sus improvisaciones ocurren en los escenarios más diversos en los que ha realizado más de doscientas interpretaciones a lo largo y ancho de Europa y Japón.

Trabaja en creaciones tanto individuales como colectivas al tiempo que continúa sus investigaciones sobre el cuerpo y su modo de estar en el mundo. Ha colaborado con músicos como, Oki Itaru o Taca, y directores de escena como, Alain Maratrat, Teresa Ludovico, Christophe Maltot, etc.

En 2001 inicia su propio taller de investigación en torno a la danza Butoh.

Ha estudiando danza y el movimiento sin entrenamiento formal, haciendo lo que su ser interior le indica. Encontró la danza Butoh en Francia y se dio cuenta de que era muy parecido a cuanto venía realizando intuitivamente.

Ayer con Gyohei hemos trabajado en despertar nuestra memoria. Hemos trabajado en la respiración y el ritmo. Esto era algo muy nuevo.





"Le pregunté a Gyohei lo que inspira su trabajo y dijo que la causa es variable, pero generalmente se encuentra trabajando a través de preguntas que le vienen a uno sobre la sociedad o la vida.

Él trabaja por Europa, pero habitualmente lo hace y "se realiza" en las calles de París.

Su trabajo es predominantemente improvisado y por lo tanto se ve afectado por el espacio en el que se lleva a cabo. Su música también la elige de manera improvisada"

martes, 2 de agosto de 2016

Henri Rousseau y Guillaume Apollinaire; una Amistad que Traspasó la Muerte




Restaurant "Le Bateau Lavoir"


Se cuenta de cierto banquete en una noche de noviembre, allá por 1908 en que Pablo Picasso ofreciera cierto homenaje al viejo Henri Rousseau en el Beteau - Lavoir de París.

Me contaron que hubo un error a la hora de servir la comida, debido a la cantidad de invitados y que está tardó en hacerse llegar más de dos horas.

Mientras, que los ardidos e impacientes comensales vaciaban más de medio centenar de botellas del mejor de los vinos; y que haciendo honor a su peculiar sentido de la genialidad, Picasso mandó servir mientras llegaba la ansiada cena; todas las latas de sardinas que se hallaran en la despensa del restaurante.



Picasso muestra dos retratos de Rosseau

Se cuenta también, que en la bacanal cena degustaron tan exquisito manjar directamente de la lata; es decir sin pasar por el plato o la servilleta.



El Sueño de Rosseau

Esa noche Rosseau, el viejo aduanero, embriagado por el vino y el éxtasis, tocó al violín su célebre "Vals Clémence"; compuesto y dedicado a su primera esposa, fallecida por tuberculosis.

Y esa noche como fruto de el encantamiento nostálgico que ofrece la bebida; nuestro "primitivo" pintor dejó escapar una lágrima; mezclándose esta con unas gotas de cera que caían sobre la mesa desde una lámpara que ardía en el techo. Sin que el pintor, obviamente y debido a la ingesta de la bebida, tuviese posibilidad alguna de darse cuenta.

Atento al hecho, el poeta Apollinaire llevado también por el holocausto racional que ofrece el exceso de bebida; escribió este poema en una servilleta.


¿Recuerdas Rosseau, el paisaje azteca,

las selvas donde crecen los bananos y los mangos,

los simios derramando la sangre de las sandías,

y el rubio emperador muerto allá abajo?




Guillaume Apollinaire y Marie Laurencin” (1909)


INSCRIPCIÓN PARA LA TUMBA DEL PINTOR HENRI ROUSSEAU

(De Guillaume Apollinaire.)


"Te saludamos

Gentil Rousseau, escúchanos;

Delaunay, su mujer, Monsieur Queval y yo

Deja pasar nuestro equipaje sin pagar aranceles a

través de las puertas del cielo

Te llevamos pinceles, pinturas y lienzos

para que consagres tu tiempo

a la verdadera luz

y te dediques a pintar como mi retrato

la cara de las estrellas”


Henri Rousseau, El Aduanero, pintor francés.

Laval, 21-05-1844; París, 02-09-1910.

Inicialmente estuvo en la fosa común del cementerio de Bagneaux, en París. Desde 1947 sus restos reposan en el cementerio de Laval.